Crónica Survival Camp 3rd summer edition

Eran las 14:00 del sábado 15 de Junio. El calor comenzaba a hacer de las suyas y los participantes, venidos desde los rincones más dispares de España , iban haciendo acto de presencia. El nerviosismo era latente en todos ellos, alguno ya había participado en las anteriores ediciones pero la mayoría eran novatos y no sabían a qué se iban a tener que enfrentar ni cómo iban a hacerle frente. Una vez todos congregados y tras 30 minutos de travesía en coche por caminos y sendas llegamos a nuestro primer destino….El río Cabriel nos recibió rugiendo más de lo habitual debido a la subida de cauce y sus rápidos delataban sus intenciones.

Formamos 4 equipos , ninguno de sus miembros se conocía, tan solo los unía su pasión por la aventura, el deseo de explorar y ponerse al límite. Ellos no lo sabían pero habíamos decidido que en esta edición el principal protagonista iba a ser el agua….en todas sus variantes y la primera fue un recorrido en solitario de 5 km por la parte más rápida del río Cabriel.  No tardaron mucho en probar la fría temperatura del agua, los rápidos se encargaron de volcar sus pequeñas canoas y poner sus habilidades acuáticas a prueba. Tras este recorrido y su correspondiente escalada por una antiguo molino de agua los survivors encontraron su peor pesadilla…el agua que podían utilizar para beber se encontraba almacenada en un bidón de 25 litros que deberían transportar durante los más de 9km que les esperaban por delante.

Si hay algo que caracteriza los Survival Camps es la mezcla entre pruebas físicas y psicológicas ya que con 30ºC y unas pendientes máximas del 42% de inclinación transportar ese peso , más su equipo de supervivencia, era una tarea no apta para aficionados.

Barrancos, zarzas, túneles y desniveles de infarto se aliaban en contra de los equipos para ralentizar su avance hasta que la luna llena los sorprendió. A diferencia de las ediciones de invierno en esta summer edition no había ningún refugio por lo que los participantes tuvieron que dormir al raso con temperaturas que llegaron a 10ºC a las 5 de la madrugada…Y lo peor estaba por llegar al amanecer.

El final de la tortura pasaba por volver a enfrentarse a las frías aguas del río pero de varias formas diferentes….los survivors debían sumergirse en ellas para encontrar las famosas , y odiadas, “pepitas” de oro y para culminar su travesía con una carrera de 2km entre los 4 equipos por la parte final del Cabriel….

Una vez ya en tierra los 12 valientes reconocieron que pese al cansancio, el hambre y el frío participar en el Survival Camp 3rd summer edition había sido una experiencia única. Os advertimos que esto es solo el comienzo y que en noviembre os esperamos con una nueva edición más dura, más intensa y más emocionante porque somos Undërwood; born in the forest, raised in the cities.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *